Esquema de un diseño de una fuente de agua ornamental

Cuando abordamos el diseño de una fuente ornamental debemos considerar los diferentes elementos que la componen y esto es precisamente lo que vamos a hacer en ésta y las próximas entradas del Blog

Las fuentes ornamentales han de disponer, en general, de un depósito de agua, de un sistema de bombeo y de una configuración de elementos tecnológicos y constructivos que posibiliten el movimiento continuo del agua.Leer Más

  • Los elementos tecnológicos se refieren, en este caso, a la boquilla o conjunto de boquillas o toberas que permiten la formación de los chorros de agua en los tamaños y formas deseados, los vertedores, las ranuras, las canalizaciones, las caídas, etcétera
  • Los elementos constructivos son aquellos que configuran la fuente ornamentalen el espacio “visible” y los que garantizan, estructural y funcionalmente, la obra: cimientos, pisos, paredes, anclajes, etcétera. Es aconsejable, en general, que las fuentes de agua dispongan de iluminación mediante focos sumergibles, para realzar su apariencia en horas nocturnas

A continuación se enumeran y se brinda una breve explicación de las funciones de las partes y elementos componentes de las fuentes:

Depósito de agua de una fuente ornamental

1.- Depósito de Agua.

Se debe disponer, en general, de un depósito de almacenamiento del agua que permita el funcionamiento continuo de la fuente ornamental, la reutilización del agua y las profundidades mínimas exigidas para el adecuado funcionamiento de las bombas de agua. Los depósitos pueden ser visibles u ocultos a la vista. Los depósitos de agua visibles se conocen como estanques y se incorporan al diseño artístico de la obra. En esos casos, su forma en planta y altura sobre el nivel de piso general pueden ser muy variables. Se recomienda que los estanques, cuya única finalidad sea formar parte de una fuente ornamental, tengan profundidad mínima por razones de ahorro de agua y para evitar accidentes de menores.

Las fuentes ornamentales, cuando están en funcionamiento, tienen un cierto volumen de agua circulando en las tuberías y en las canalizaciones abiertas, en los chorros de agua y en las láminas. Ese volumen se “sustrae” temporalmente del volumen del depósito y debe quedar en este último, también, un resto de agua que garantice el funcionamiento de las bombas de agua, el “espejo de agua” del estanque, el calado que exigen, según el caso, las condiciones de sumergencia de las boquillas, etcétera. El volumen de un depósito puede ser “crítico” en las fuentes de agua pequeñas y debe determinarse lo más aproximado posible.

Los depósitos pueden construirse –según su altura- con paredes de ladrillos, de bloques y de hormigón fundido “in situ”, con un adecuado enfoscado que los impermeabilice; con perfiles y láminas metálicas; excavados en el suelo y recubiertos con materiales sintéticos, bituminosos o arcilla; de materiales plásticos, etcétera.

Los depósitos de agua que sobresalen del nivel del terreno deben ser convenientemente reforzados para evitar fallos estructurales en las paredes –agrietamientos, desprendimiento o rotura de una parte- que puedan provocar que la instalación quede inoperante hasta su reparación y que pueda, en el peor de los casos, causar daños por la proyección exterior de agua con trozos de paredes, etcétera. Es siempre conveniente confiar la seguridad de su depósito de agua en un especialista constructor.

2.-Equipos de bombeo.

Equipo de bombeo en una fuente ornamental

La función de los equipos de bombeo es permitir la circulación del agua, con la presión requerida, por los diferentes circuitos de una fuente ornamental. Esta función la pueden acometer, en general, para un caso dado, bombas de agua de diversos tipos, tamaños y calidades. La bomba de agua para una aplicación dada debe satisfacer, además, que el consumo de energía sea mínimo. Esta condición, unida a la garantía del fabricante sobre la calidad de su producto, permite que el costo de operación, a largo plazo, sea mínimo. La eficiencia de trabajo de una bomba, en un caso dado, depende de la calidad de su diseño y construcción pero, muy significativamente, también, de que opere sin problemas de cavitación y en la zona de su óptimo rendimiento.

En general, para las fuentes de agua ornamentales, se emplean bombas sumergibles y bombas de “pozo seco”. Las primeras tienen la ventaja de no requerir una construcción adicional como cuarto o cámara de succión, no necesitar de una línea de aspiración y, además, por colocarse dentro de la fuente misma, las longitudes de tuberías son mínimas. Requieren un cableado eléctrico sumergible y, para iguales condiciones de carga y caudal, su costo inicial es mayor que una de “pozo seco” equivalente. La elección del tipo de bomba de agua –sumergible o no-, en cada caso, es un problema de alternativas económicas para decidir la variante más aconsejable en las condiciones concretas de la obra, el mercado y la preferencia del agente inversionista.

En los próximos días continuaremos hablando sobre los componentes de las fuentes de agua y entre otros explicaremos las funciones de las cámaras o cuartos de bombeo, la alimentación de agua a la fuente ornamental, elementos necesarios para la impulsión del agua en la fuente y el correcto tratamiento del agua en una fuente ornamental. Todo esto lo abordaremos en la próxima entrada (Parte 2 de 3) de este Blog Técnico.