Fuentes flotantes

Las fuentes flotantes son una estupenda solución para grandes extensiones de agua situadas en el exterior. Estas fuentes se ubican fundamentalmente en lagos naturales o artificiales, lugares en donde aportan una serie de ventajas entre las que prima el aspecto decorativo. Sin embargo, las fuentes flotantes también sirven para oxigenar el agua, lo que las convierte en elementos funcionales además de atractivos. Leer Más

¿Por qué una fuente flotante?

A la hora de elegir una fuente para un lago o estanque, hay que tener en cuenta aspectos como la extensión y la profundidad del mismo. Las fuentes flotantes permiten equipar extensiones de agua con una profundidad mayor de lo habitual, ya que como su propio nombre indica no van ancladas al fondo. Por esta razón, también es posible instalar este tipo de fuentes en lagos con fondos de barro o fango. A pesar de no estar ancladas, estas fuentes sí van conectadas al fondo o al borde del lago mediante cables u otros dispositivos. Estos sistemas impiden que se desplacen con el viento o el movimiento del agua.

Todas las ventajas

Como comentábamos, las fuentes flotantes no solo cumplen una función decorativa sino que también contribuyen a mejorar la calidad del agua de los lagos y estanques. Aunque el propio movimiento que genera la circulación del agua ya contribuye a su oxigenación, estas fuentes también permiten incorporar módulos aireadores que mejoran esta funcionalidad. Es una opción importante cuando en el lago hay vida acuática, al evitar la proliferación de microorganismos nocivos para las plantas, las algas y los peces.

módulos aireadores para fuentes flotantes Safe-RainEl módulo aireador, además, es un dispositivo de fabricación propia que se puede colocar como elemento independiente a las fuentes. Los módulos permiten mantener la calidad del agua sin añadir elementos visibles al lago. Sin embargo, es una opción menos habitual.

Fuentes con muchas posibilidades

Una fuente flotante admite prácticamente cualquier tipo de diseño y boquilla. Como las fuentes suelen estar instaladas en grandes extensiones de agua, las salpicaduras y el ruido generados por los chorros no revisten importancia. Esto hace posible diseñar fuentes de distintos estilos, empleando boquillas tan interesantes como las “Palmeras”, las de tipo “Dancing” y las “Cascadas”, entre otras.

A este respecto, cabe señalar que se pueden crear fuentes flotantes danzantes y musicales mediante bastidores de acero inoxidable a los que se anclan las bombas, boquillas, focos y sistemas de sonido. Este tipo de diseños son adecuados, por ejemplo, para espectáculos, ya que pueden trasladarse de un lugar a otro.

Reflejos de luz

Como sucede en muchos otros casos, en las fuentes flotantes la iluminación es un aspecto fundamental. El diseño y el movimiento del agua ganan enteros si se visten con una iluminación correcta, sobre todo por la noche. Mediante el empleo de los focos sumergibles adecuados podremos crear diseños únicos con excelente relación calidad/precio.

  • En este sentido, recomendamos el uso de focos sumergibles de plástico PAR 56, asequibles y con excelentes prestaciones. Son muy discretos: una vez instalados no resultan visibles. Además, permiten incluir luminarias halógenas de gran potencia, perfectas para iluminar chorros de mucha altura.
  • Por otra parte, para instalaciones donde el aspecto estético es importante existe la opción de instalar focos sumergibles LAKE fabricados en inox, modernos y atractivos.
  • En cuanto al color de la luz, se puede escoger entre luz blanca y RGB.

¿Qué ocurre con las piscinas?

Aunque no es lo más habitual, existe la posibilidad de incorporar fuentes flotantes en piscinas de gran tamaño. Estas fuentes están pensadas para convertir las piscinas en elementos decorativos cuando no están en uso; es decir, durante la noche o fuera de la temporada de baños. Es una opción utilizada en ámbitos privados: grandes hoteles y espacios de lujo que cuentan con piscinas de dimensiones considerables. En estos casos la fuente deberá retirarse mientras la piscina está en uso, para ser transportada y colocada de nuevo cada vez que se quiera admirar.

Las posibilidades decorativas y prácticas de este tipo de fuentes las convierten en elementos muy atractivos, que añaden valor estético a espacios naturales y artificiales. Si escogemos equipos de calidad y un diseño adecuado, podremos aumentar la belleza de lagos y estanques mediante el uso de fuentes flotantes.